miércoles, 28 de septiembre de 2011

1.3 EL ESTUDIO DE LAS VARIABLES ORGANIZACIONALES / CONCEPTO 1

CONCEPTO 1


Las variables organizacionales estudiadas no funcionan en forma autónoma sino que están 
estrechamente interrelacionadas. 
Cultura y liderazgo, la cultura imperante en una organización condicionará el tipo de liderazgo o conducción.  
En una cultura fuerte, son las corporativas, que tienden a alinear a la gente hacia los objetivos, mediante un proceso de socialización efectivo, que el liderazgo sea participativo y democrático o bien situacional, más flexible a las necesidades del momento. 
En una cultura débil,  se caracteriza por la coexistencia de subculturas que, tienen valores y creencias que no necesariamente coinciden con la cultura de la organización es muy difícil lograr un liderazgo efectivo. Si no es corregida a tiempo puede llevar al caos y convertirse en una causa interna permeable a la crisis.  Asimismo, ambas variables se relacionan con el poder y su legitimación: la autoridad. En una 
cultura fuerte, el poder ha sido legitimado, descansa en la formal o legal, ligada al cargo. La gente acepta y confiere autoridad a alguien que consideran tiene las aptitudes y actitudes necesarias para ocupar ese cargo. 
No ocurre lo mismo en una cultura débil donde la autoridad, aunque es la del que detenta el cargo, muchas veces es cuestionada por las luchas internas provenientes de las bases de poder que constituyen las subculturas, que son verdaderas “quintas” o “silos” de poder donde cada uno trata de resguardar la cuota del mismo que le ha sido asignada. Esta situación es tierra fértil para la aparición del conflicto.  

Es común observar, la mayor cuota de poder que tienen ciertas gerencias o departamentos en función de las características y necesidades del mercado, interno y externo. Así se pasó de la producción a las finanzas, a la comercialización, a la mercadotecnia, a la tecnología (en todas sus aplicaciones) y en nuestros tiempos, el mercado es líder desde el punto de vista de la globalización, aunque en nuestro país se nota una marcada tendencia, dadas las circunstancias, a volver hacia el campo de las finanzas.  

Cada una de estas situaciones arrastra confrontaciones que podemos observar en toda organización y que ya son clásicas como Producción vs.Ventas; Mantenimiento vs. Producción; Todos vs. Finanzas; Línea vs. Staff. Esto genera conflictos internos importantes, y no son otra cosa que choques de poder por tratar de imponer cada cual el interés de su sector. 
El clima como componente de la cultura. El clima en una cultura bien socializada, es decir internalizada y compartida, con un liderazgo participativo, con un tipo de comunicación interna caracterizada por la escucha y la retroalimentación, con pocos conflictos de poder, neutralizados a través de la negociación, tiende a convertirse en un elemento importante de la motivación, teniendo en cuenta la satisfacción de las necesidades de la gente, por lo cual se podría hablar de un clima limpio y agradable. 
En una organización donde el liderazgo es pobre, la cultura débil, imperan las luchas de poder y los conflictos no son resueltos. En este orden de cosas, tendiente a la anarquía no se percibe un clima sano, sino enrarecido y su consecuencia es la desmoralización de la gente. Si esta situación se generaliza la organización está a un paso de la anomia. 
El entorno juega un papel importantísimo en estos tiempos en los que el cambio se ha convertido en una constante. Sus dimensiones condicionan continuamente a la organización.
El cambio en las reglas de juego, tanto legales, como económicas, como políticas afectan a la organización convirtiéndose en restricciones para muchas que pueden llevar a la parálisis. Si son organizaciones que se pudieron anticipar a los cambios, la modificación en las reglas de juego las encuentra mejor posicionadas, bien para adaptarse o bien para aprovechar oportunidades de mercado. 
Las dimensiones demográficas, geográficas y ecológicas, en menor medida, afectan a la organización en su conjunto. 
Esta forma de participación del entorno sobre la organización condiciona todo su accionar interno por lo cual su respuesta estará ligada al juego de las otras variables organizacionales que se den en ella. Según el tipo de cultura, comunicación, liderazgo, poder que se tenga será la respuesta al estímulo o a la restricción que viene de afuera de la organización. 
Es imprescindible que la organización haga una correcta lectura del entorno y organice sus variables internas de acuerdo a esa lectura y ese escenario. 
La comunicación es un tipo de variable organizacional aglutinante del resto de las variables. Se comunica hacia adentro y hacia afuera de una manera que puede ser coherente (mismo discurso) o bien contrapuesta (doble discurso). Relacionada con la cultura, la organización comunica una orientación, una filosofía orientada a la acción, en el caso de las culturas fuertes o basada en el dejar hacer, sin control, en el de las débiles.  
Un proceso de comunicación interna coherente, donde la retroalimentación sea tomada en cuenta, tanto en lo formal como en lo informal, donde la escucha sea considerada como una parte indispensable del proceso, llevada a cabo por un liderazgo flexible a actuar conforme a la situación que se presenta, negociando en caso de conflictos de poder garantiza una respuesta acorde con las expectativas de la gente. Esta misma actitud debe mostrarse hacia afuera, en la relación de la organización con sus públicos externos: los grupos de interés (stakeholders); accionista, clientes, proveedores, medios de comunicación, competidores, instituciones relacionadas con la actividad que realiza, otras instituciones comunitarias, en fin con la comunidad toda.
La organización tiene una responsabilidad hacia ellos que va más allá de la simple colocación de un producto en el mercado o de la importancia de una marca. 
La organización no solamente transmite hacia el entorno un producto o una marca, transmite su identidad, es decir su forma de ser, su personalidad corporativa. La transmite a través de una imagen que para la organización puede ser ideal pero que no necesariamente coincide con la imagen que el entorno tiene de ella; de ahí que debe monitorearla continuamente en función de la interpretación que el entorno da a esa imagen, medida de acuerdo a la retroalimentación que obtiene desde el mismo. 

Comentario: Es muy importante el conocer las variables y el como fortalecen o afectan a una organizacion, ya que como nos explica el texto anterior, nos muestra el como aplicarlas dentro y fuera de una organizacion y nos daran las bases y criterios para tomar una decision adecuda  dependiendo la situacion

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada